triatlón

Mi primer triatlón: la preparación

¿Quién me diría que terminaría escribiendo algún día sobre Mi primer triatlón? Jamás pensé que llegaría a plantearme un reto así. ¡Y aquí estoy! En esta primera entrada os cuento un poco cómo viví yo ese mes previo a la competición aunque se trata solo del aperitivo. En unos días os contaré mi experiencia en primera persona. Mientras tanto vayamos al entrenamiento…

24 de julio

triatlónHace ya 365 días. Un año desde que comencé a sopesar la posibilidad de participar en un triatlón algún día. Siempre fiel a #MiritmoSlow, si algo me caracteriza es que intento dar pasos pequeños, por orden y sin prisa pero siempre sin pausa. Soy consciente de mis limitaciones y me gusta hacer las cosas bien. Sé dónde está el límite y ya conozco muy bien mi cuerpo. Sé cuándo es el momento y cuando no.

He estado trabajando durante un año. Y aunque he entrenado casi en exclusiva para correr por el monte, nunca dejé de lado nadar. ¿La bici? Bueno…eso es algo aún pendiente.

Hace unos días tomaba una decisión que me empujaría aún más a esta nueva disciplina para mí: compraba un neopreno. Después de dar muchas vueltas, invertía en algo que me hacía falta y es que robarle el suyo a Pablo, no podía seguir siendo una opción. El primer día que nadé con él ya me hizo una herida que me acompañó durante 10 días en el cuello pero la sensación de nadar en el mar con MI neopreno fue una pasada.

 



31 de julio

triatlonDicen que cada paso cuenta, por muy pequeño que sea ¿no? Las calas y yo aún no nos hemos conocido pero el miedo a la bici hay que quitarlo a base de pedalear. Reconozco que es la disciplina que más me asusta. No por los coches sino porque tengo miedo a caerme o a no saber reaccionar bien frente a cualquier problema que me pueda surgir. Miedo. Sí, mucho.

Pero el caso es que sigo pasito a pasito en mi lucha contra esos miedos y hoy decidí ir a trabajar con mis compañeros en bici. Una ruta desde Vigo hasta Nigrán y vuelta por la tarde que me sentó genial. El recorrido es bastante llano y el día era espectacular. La brisa pegándome en la cara…qué decir.

Instagram garridopaton

4 de agosto

 triatlónParece que el contacto con el agua está superado. En la piscina ya le he pillado el tranquillo de nuevo a nadar y aunque siga siendo a #miritmoSlow, el caso es que he conseguido nadar 2000m del tirón y no me encuentro cansada. Podría haber seguido un buen rato más. Despacio…pero sin prisa.

En cuanto al mar, ya he salido un par de veces más y lo que primero fueron 1000m, ya se han convertido en 1250m. Si algún día me lanzo a mi primer triatlón, la distancia supongo que será sprint, con lo cual no serán más de 750m en el mar…

Bien, de momento, vamos bien.

7 de agosto

triatlonParece que ya no hay marcha atrás. Bueno, siempre la hay pero parece que ahora es más difícil decir que NO a lanzarme a mi primer triatlón.

Hoy me apunté al primer triatlón popular de Rianxo (distancia sprint). Serán 750m nadando, 20 kilómetros en bici y 5 corriendo. No sé en qué estaba pensando cuando me inscribí. No es miedo ya lo que me preocupa. Sino respeto. Respeto por todos esos valientes que se lanzan al mar a recorrer a menudo más de 1km nadando, o kilómetros y kilómetros en bici y otros tantos corriendo. Esas personas ya no son personas. Son HÉROES.

Apenas 4 semanas para saber si seré capaz o no de terminar esta aventura. ¿Lo conseguiré? No lo sé. Lo único que sé es que este post solo verá la luz si consigo terminarlo…¡cruzo los dedos!

14 de agosto

triatlonLa cosa se está poniendo “chunga”. Tengo una planificación ya muy ceñida y específica y ¡está resultando algo duro! Ya era consciente de que esta disciplina requería de mucha dedicación y constancia pero no imaginaba hasta qué punto. Terminar una semana completando todos los entrenamientos se está convirtiendo en toda una aventura. Lo más complicado no está siendo al final entrenar sino ser capaz de compaginar trabajo, amigos y entrenamientos ¡además de descansar algo!

Lo bueno es que no se puede decir que me esté aburriendo. Un día corro, al siguiente me toca nadar, otro día bici, vuelta a correr, vuelta a nadar…

Termino mi segunda semana de volumen ¡y sin caerme con la bici! A muchos os parecerá una tontería pero acostumbrarme a quitarme el miedo en carretera, ver pasar los coches a toda velocidad y que por desgracia aún no todos respetan al ciclista como deberían, es todo un logro para mí.

triatlón

21 de agosto

¡Semana de ajuste completada! Tengo los nervios a flor de piel y aún me quedan unos cuantos días. Recuerdo nervios de carreras pero la sensación que tengo ahora me resulta muy difícil de describir. ¡Estoy totalmente de los nervios!

Me he comido 4000 metros nadando esta semana, más 60 kilómetros en bici y una sesión de rodillo y otras dos sesiones de carrera. He de decir que también me ha tocado practicar una t2 y bueno…mucho por mejorar. ¡Pero tengo muchísima ilusión!

Tengo que decir que la elección de comprar un sillín específico de mujer ha sido una de las mejores decisiones que he tomado últimamente…

1 de septiembre

triatlón“Se acabó lo que se daba”. Tras una semana de tappering en la que he descansado mucho, tanto física como mentalmente, hoy toca preparar LA MOCHILA. ¡Menudo despliegue en el salón de casa! ¿De verdad cabe todo en esa mochila? Se nota que soy novata en triatlón.

He perdido la cuenta de las tilas que he tomado esta semana. Tengo el corazón acelerado y creo que esta noche no voy a poder dormir. Nunca había estado tan nerviosa. He cumplido “casi” con todo el entrenamiento porque no voy a mentir, aún estoy cogiendo la rutina a esta nueva forma de entrenar y más por cuestiones de trabajo que por falta de ganas, algún entrenamiento lo he tenido que saltar.

Sé que estoy físicamente preparada para esta distancia sprint. Sé que puedo acabarlo y de eso estoy segura. Lo que me da miedo es que los nervios me jueguen una mala pasada. ¿Terminaré?

¡Eso os lo cuento en el próximo post! Gracias por estar ahí 😉

Community Manager

Etiquetas:
,
irene
irene.garrido.paton@gmail.com
Sin comentarios

Deja un comentario