babia sherpa tour

Babia Sherpa Tour

¡Cuánto tiempo sin contaros mis experiencias en carrera! Ha llegado el momento de retomar el blog y no podía hacerlo de mejor manera que con la última aventura: Babia Sherpa Tour. Y os preguntaréis: ¿Sherpa?

Hace unos meses me liaban para embarcarme en esta carrera tan peculiar por los Picos de Europa. Y por increíble que parezca, no fui yo esta vez a la que se le encendió la bombilla y enredó a sus compañeros, sino que fueron ellos, los que me engañaron a mí. Y yo, como de costumbre, no pude decir que no.

Pero ¿qué es la Babia Sherpa Tour?

babia sherpa tourSe trata de una carrera en dos etapas: una de subida hasta la falda del Montihuero y otra de bajada. Una carrera en parejas, dónde uno lleva el papel de corredor y el compañero haces las veces de sherpa, cargado con la casa a cuestas para acampar en lo alto de la montaña.

Participar en la Babia Sherpa Tour me daba la posibilidad de conocer (y dormir) en unas de las zonas más espectaculares de la cordillera cantábrica y además compitiendo. Carrera, montaña y acampada. ¿Qué más podía pedir?

Rumbo a Picos de Europa

Con la mochila a cuestas y rumbo a Cabrillanes con el resto de mis compañeros (Marta, Fran, Pablo, Antonio y Sete), aterrizamos allí con un sol abrasador. Cargados con ropa térmica para la noche porque nos decían que el frío se iba a notar, yo no entendía cómo podía bajar tanto la temperatura con el calor que estábamos sufriendo ese día.

Únete al resto de la familia

Recibe las últimas novedades y contenido exclusivo.

(Nada de spam, prometido. Yo también lo odio)

Me tocó hacer de sherpa en la subida. Buena decisión. Estaba convencida de que mi compañera Marta haría un mejor papel corriendo en la subida que yo. No recuerdo lo que pesaba la mochila. De hecho, creo que no llegamos a pesarla. También fue una buena decisión. De haberlo hecho seguramente no habría sopesado la posibilidad de trotar ni un kilómetro.

babia sherpa tour

Una distancia de 10400 m para los sherpas y en teoría 12800m para los corredores, que ese día corrieron la misma distancia que los “monta cargas” debido a la nieve en zonas puntuales.

Decidí no mirar el perfil. Otra sabia decisión.

Hora de correr

babia sherpa tourLlegada la hora, los sherpas salíamos primero. Tres, dos, uno… ¡al lío! Los primeros 3 kilómetros los recorrí trotando. Aún no sé cómo pude hacerlo con semejante mochilón a las espaldas. Aquello se movía de una manera tal que a cada vote me daba una colleja en la cabeza. Pero quería sacar un buen trecho para que mi corredora no llegara a la cima y tuviera que esperarme mucho tiempo. No quería yo que ¡muriera de frío!

Un paisaje precioso (y duro) con casi riesgo de dejarme los dientes hacia el final. Y es que había alguna bajada que, sin mochila, era factible. Pero con ella, se convertía en una misión digamos…complicada.

Llegando al km 9 escuché a lo lejos a Marta y Fran que venían juntos. Foto de rigor y ¡venga! Corriendo hasta el final. Llegaba unos minutos después mirando al suelo y con el campamento comenzando a montarse.

Anochece en la Babia Sherpa Tour

babia sherpa tourAllí estaban mis compañeros montando todo el chiringuito y lo primero que me llamó la atención fue el aire puro y limpio que se respiraba. ¡Eso era gloria!

Era cierto eso que decían: la temperatura bajaba y se empezaba a notar el frío. Con la tienda ya montada y el cambio de ropa hecho, comenzó a atardecer con una de las mejores vistas que recuerdo haber vivido últimamente. El frío se colaba entre las montañas y el paisaje pasó a ser algo más parecido a Mordor que a una tarde soleada de camping. Se avecinaba lo que para mí sería lo peor.

¡Hora de dormir! O eso pensaba yo.

Dormir, dormiríamos poco.

Aunque el frío no suponía un problema gracias a la manta térmica, la humedad se colaba por todos y cada uno de los poros de la tienda y nos dejaba las manos empapadas. Pegaditas para no sufrir la humedad y el frío, mi compañera Marta y yo dábamos vueltas y vueltas mientras escuchábamos a nuestros compañeros en el resto de tiendas.

Yo solo pensaba: que pase el tiempo muy rápido…

Y por fin, llegó el amanecer

babia sherpa tourA las 6 de la mañana ya no podía más y tuve que salir de la tienda a pasear. No era la única en el campamento que había madrugado.

Un café caliente habría sido perfecto, pero allí, con nuestro plan de supervivencia nos conformamos con un plátano y frutos secos.

A las 8 de la mañana nos pusimos manos a la obra con la recogida de todo. Con el desalojo de la comida, la mochila aún seguía pesando lo mismo o eso me parecía a mí. Aunque esta vez, Marta sería mi sherpa y yo su corredora.

A las 9:30 poníamos rumbo a 3 kilómetros de subida y 14 de bajada. ¡Menuda subida! Escalar como cabras pegados a la nieve. Cruzarla con los pies hundidos hasta la rodilla. Paisajes espectaculares. Era increíble. Habría parado el tiempo en ese instante durante al menos unas horas, pero… ¡tocaba bajar!

Empezaba la diversión.

Señores, era mi turno.

Community Manager Vigo

Y lo disfruté como una enana. Bajar, bajar, bajar… ¡qué maravilla de paisajes otra vez! En el camino encontré a mi sherpa, escondido tras una mochila XL. Me acompañó trotando un poco y luego la dejé para esperarla en meta.

Intercalando bajadas con llanos y haciendo amistad con más de un sherpa, el calor comenzaba a hacerse palpable y el cansancio…no digamos. Se notaba que no había dormido y la sed me jugaba una mala pasada. ¿Soy capaz de beber un litro de agua en apenas una hora? Sí, lo soy. Y parece que alguien me escuchó y a unos 4 kilómetros de meta, la fuente con el agua más fresca del mundo en ese momento se plantó ante mí para hacerme el último tramo más ameno.

La meta

Me exprimí todo lo que pude hasta llegar y cruzar el arco. Los ánimos de la gente en los alrededores eran sencillamente una pasada. Pero si hasta me daban ganas ¡de llorar de la emoción! Era indescriptible. Allí me esperaba Pablo, Fran, Antonio y Sete.

Community Manager Vigo

Increíbles sensaciones. Increíble estar en Babia. Increíble la Babia Sherpa Tour. Gracias por todo. Gracias por esta maravillosa carrera.

¡Nos vemos el próximo año!

Leave a Comment: