Community Manager Vigo

GMTA Río da Fraga

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El pasado 5 de febrero comenzaba la temporada 2017 de Galicia Máxica Trail Adventure y esta vez tenía entre ceja y ceja completar el circuito al 100% sin perderme ni una sola prueba. ¿La primera toma de contacto? Moaña con 21 kilómetros de puro trail.

COMIENZA GMTA 2017

Adoro los circuitos de GMTA, son aventura asegurada. Sé que en ellos voy a encontrar siempre altas dosis de monte, dificultad técnica, cruce de río asegurado, resbalones varios, barro a ser posible y mi avituallamiento favorito: queso con membrillo.

Tras la presentación del circuito completo el día anterior, el día pintaba mal y es que teníamos temporal en toda Galicia con alerta naranja por fuertes rachas de viento (mejor no os digo cómo pintaban las cosas en el mar). Pero ¿cuándo algo así nos ha asustado?

GMTAGMTAA las 7 de la mañana del domingo sonaba el despertador, como demasiados domingos últimamente. La rutina habitual de cada fin de semana me había dejado preparado ya todo el kit la noche anterior. Hacía frío pero echando una mirada rápida al cielo parecía que nos iba a respetar la lluvia. Valientes…¡allá vamos!

El circuito contaba con 20,5 kilómetros con un ascenso acumulado de 900m. El perfil, una maravilla, ya lo veis, con una subida en la que sabíamos que íbamos a sufrir pero con una bajada que pintaba de disfrute total.

Únete al resto de la familia

Recibe las últimas novedades y contenido exclusivo.

(Nada de spam, prometido. Yo también lo odio)

GMTAPara mí las salidas siempre son la peor parte del circuito y es que hasta que “caliento motores” necesito de al menos 3-5 kilómetros y en este caso, fueron llanos y en parte por la playa (Oh…oh). Supongo que ya me gusta tanto la montaña que le tengo un poco de “manía” a las partes que no son propias de monte y correr por la playa no me emociona especialmente. Pero pronto llegaría lo mejor…

QUE DE COMIENZO LA SUBIDA

Primer atasco en el cruce del río y parón en el que el frío nos jugó una mala pasada. Pero superado ese escalón, ¡a subir se ha dicho! Y llegó la sorpresa que desde GMTA nos habían preparado: una subida de las que hacen historia. Esta vez, sí que sí: ATASCAZO máximo en una escalada en la que dejamos el desayuno en los pies. Las vistas en la parte más alta eran espectaculares y aunque el sol no nos acompañaba, mereció la pena el sufrimiento hasta “ahí arriba”.

Me encontraba bien (dentro de mi escala de lo que significa sentirse “bien” en un trail, esto es, no echar los “higadillos” en las subidas) y comencé -a mi ritmo- a subir y subir sin mirar mucho atrás. Arrastrando un poquito mi lesión en los tibiales, las zonas en las que nos metíamos de lleno en el río para cruzarlo eran una bendición y me sentaron genial. En la mitad del recorrido ya estábamos metidos de lleno en el Espíritu GMTA. Pasada la primera mitad, se avecinaba lo bueno….

GMTACOMIENZA LO BUENO

¡Bajada! Sí señores. Era el momento de disfrutar corriendo. Dejando el “no puedo más” en el segundo avituallamiento y con el estómago repuesto a base de un par de galletas y un trozo de plátano, tocaba bajar sin miedo y disfrutar. Disfrutar sin más. Llegó el momento de coger velocidad con una sonrisa en la cara. Es precisamente ese momento en el que asumo que el trail está hecho.

Los últimos kilómetros fueron tranquilos, disfrutando del paisaje, sin prisa por llegar, sin pensar en el tiempo y con el sol saliendo poco a poco para recibirnos en meta. Reconozco que los últimos dos kilómetros se me hicieron un poco eternos porque de nuevo nos tocó llanear pero visualizar la meta a lo lejos es un chute de energía que quita siempre todos los males.

Llegamos. ¡Acabamos! En meta muchas caras conocidas, los compañeros de siempre, algunos nuevos, fotos, felicitaciones por la prueba y avituallamiento final: agua, chocolate caliente, pan con piel y…¡sí! Queso con membrillo. Tras las impresiones con el resto de compañeros de ese día ya solo quedaba una cosa por hacer: empezar a pensar en la prueba #2: ¡El Gali!

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Comment: