Publicidad emocional ¿sí o no?

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Nos movemos por emociones. Sí, es así. ¿De qué sirve una marca o un producto si no nos transmite emoción o alguna clase de sentimiento? Sin esa respuesta, es difícil que una campaña publicitaria genere resultados, branding o directamente, sea recordada.

Vivimos en un mundo saturado y en el que cada vez más, la publicidad se usa como un elemento social, afectivo y cercano con el fin de generar en el consumidor sensaciones positivas hacia las marcas.  Pero puede que tanto exceso de emociones llegue a conseguir el efecto contrario. ¿Demasiada publicidad emocional últimamente? Creo que sí.

Publicidad emocional

Publicidad “edulcorada”. Gatitos, perritos…todo está inundado para emocionarnos y tenernos en el bolsillo. Está claro que es un gancho y que consiguen atrapar nuestra atención e incluso no podemos evitar soltar un “Oh…” dulce cada vez que vemos campañas así.  Son muchos los estudios de neuromarketing que han recalcado en los últimos años que la emoción es la llave que abre la puerta del corazón y del cerebro de un cliente. Pero esa teoría es demasiado simplista y confunde la actitud con el comportamiento del consumidor (explica Vic Polkinghorne en Marketing Magazine).

Lo lógico y habitual, es que compremos un producto (comportamiento) y después nos guste la marca que se encarga de comercializarlo (con lo que adoptamos una determinada actitud). ¿No se supone que nuestro cerebro funciona así? Pero los defensores de la publicidad emocional no lo comparten ya que piensan que cambiar la actitud del consumidor, sirve para cambiar su comportamiento.

Por mucho que nos gusten las películas de zombies, no lo somos. Consumimos pero como seres humanos razonables e inteligentes. Un poco de emoción en la publicidad está bien, pero como broche final. Para que sea efectiva en el tiempo y a largo plazo, razón y emoción deberían ir de la mano.

Únete al resto de la familia

Recibe las últimas novedades y contenido exclusivo.

(Nada de spam, prometido. Yo también lo odio)

publicidad emocional - Community Manager en Vigo

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Comment: