Trail Running España

Trail Galaica: Ames

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Soy carne de trail, reconozcámoslo. Y el pasado domingo 26 de febrero tocaba plantarle cara a la primera prueba del circuito Trail Galaica: Ames. Aún recuerdo los primeros trails en los que decía: “con distancias cortas me llega, yo nunca sobrepasaré los 20 kilómetros!” (Ilusa…)

Trail Galaica en Ames: mini o largo

Trail GalaicaDos eran las opciones: minitrail de 14,3 kms y trail de 24,7 kms (todo esto ya sabemos que siempre es “teoría” puesto que finalmente la distancia no coincidió exactamente con los kilómetros que nos prometieron desde la organización). Con un desnivel acumulado “teórico” de 680 metros para el mini trail y 1500 metros para el trail, el día pintaba lluvioso.

Me gustan los recorridos que no son circulares y en Ames tocaba salir desde Ponte Maceira, en un entorno precioso bañado con una niebla que no dejaba ver las montañas y un “chirimiri” tonto que no nos abandonó en todo el recorrido. La llegada quedaba lejos, en el Real Club aeronáutico de Ames, pero para cruzar la meta, había que ganárselo y yo ya era consciente de que me iba a costar.

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa he ido sumando kilómetros y ya no me asustan las distancias. Hace tiempo que dejé los nervios previos a la salida de cualquier trail. Me gusta esa sensación de mirar el arco de salida y pensar que voy a disfrutar todo el recorrido aún a sabiendas de que será duro.

270 valientes

Con 270 inscritos, más de la mitad optaron por el recorrido corto y como ya es habitual, la presencia de mujeres era muy, muy escasa, aunque es cierto que poco a poco parece que el mundo de la montaña va calando más en el público femenino.

Únete al resto de la familia

Recibe las últimas novedades y contenido exclusivo.

(Nada de spam, prometido. Yo también lo odio)

¿Hora? 10:30. ¡Tocaba salir! No iba sola y contaba por suerte con la compañía de Pablo que en gran parte del recorrido tiraba de mí (en las subidas me pesa todo…). Un recorrido duro y con una dificultad notable. Me dio pena perderme parte del paisaje pero tuve que sacrificarlo en favor de mirar al suelo para saber dónde pisar para no caerme y comer tierra o peor aún, ser arrastrada por el río que ese día no parecía muy “contento”.

trail running galicia

Recorrido común los primeros kilómetros

Los 10 primeros kilómetros fueron comunes con los compañeros del mini trail. Un recorrido peliagudo pero bastante constante y con un trazado lineal y “llano”. Pero llegados al kilómetro 10, comenzaba la fiesta. Pegada a dos compañeras de otro equipo, tuvimos que despedirnos y continuar el camino prácticamente solos.

Las carreras de montaña son siempre especiales. Conoces a gente de “aquí y de allá” y me encantan esos momentos en los que dejas atrás una subida que te deja sin aliento para coger una bajada en la que por fin puedes hablar con quién te lleva acompañando tantos kilómetros.

LLegaba el trail. Llegaba lo bueno

trail running galiciaCon otro grupo de tres (ellos eran dos y ella toda una mujerona que tras un embarazo retomaba el mundo trailero), tocaba intentar darle un poquito de caña. “¿Qué tal vas?” me preguntaba Pablo. No hubo contestación. Yo ya estaba bajando CON prisa y sin pausa ninguna porque lo de poner el freno en las bajadas lo llevo un poco mal.

Dejamos a nuestros compañeros atrás para alcanzar a otros dos corredores de Orense a los que adelantamos pero con los que nos volvimos a juntar al final. Y de repente…EL MURO. Ya nos habían avisado de que nos toparíamos con alguna que otra sorpresa (y esta no iba a ser la única). Un cortafuegos de tierra en el que la bendita niebla no nos dejaba ver el final, algo positivo porque en estos casos casi prefiero no saber lo que queda.

Con los gemelos en la garganta pero a ritmo constante y pasito corto conseguimos llegar al final y dejamos atrás a otros dos compañeros de naranja, él y ella, otra pareja que mano a mano luchaba contra el corta fuegos infernal.

Y así, poco a poco, a trote suave intercalado con las bajadas en las que era 100% felicidad, llegamos al kilómetro 25, momento en el que pregunté: ¿No eran 24,7 kilómetros? Esto ya me lo olía…

El kilómetro final

Trail GalaicaNo me sorprendió, porque rara es la vez en la que los kilómetros realmente coinciden con lo que la organización nos cuenta. Pero ya me lo tomo con humor y siempre cuento con esos “extras”.

Y entonces en el kilómetro 26 cuando a lo lejos escuchábamos la música de la meta y en llano a trote cochinero nos veíamos cruzando el arco de meta…de repente…OTRO MURO. Sí, la última subida. Un regalo en el que las rocas se “frotaban” las manos pensando en las caídas que nos íbamos a pegar. Último recorrido técnico. ¡Me encantó! Disfruto muchísimo con estos tramos tan técnicos en los que incluso tuvimos que tirar de cuerda para bajar en alguna zona algo resbaladiza.

Y entonces SÍ que SÍ llegó el final. Con 27,7 kilómetros y sin fuerzas en las piernas, por fin pude beber algo de agua, saludar a la organización, comer algo y llevarme la sorpresa de un primer puesto en mi categoría, que aunque al final es lo de menos, siempre hace ilusión.

Completaron la carrera 101 atletas en los que solo 12 eran mujeres. Orgullosa de darlo todo siempre y contenta con el resultado, que espero poco a poco seguir mejorando, siempre disfrutando de la montaña con una sonrisa.

La organización de 10. Como de costumbre en Trail Galaica. Qué importante es el cuidado que se le da al corredor y más en carreras así. Disfruté (y sufrí) como una enana a partes iguales.

¿Siguiente parada? ¡Muros! El próximo 19 de marzo. Nos vemos allí 😉 #TrailGalaica #SeráPorMonte

 

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Comment:

1 comment
Add Your Reply