Solazo en el primer Trail Monte Aloia

¿Qué te ha parecido?
¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Como viene siendo habitual y más en temporada plena de trails, otro domingo más tocaba correr por el monte con el resto del equipo. Esta vez probábamos el primer trail en el Monte Aloia, en Tui. Dos eran las modalidades: trail con 25 km y 1400 de desnivel+ o minitrail de 15 km y 800 de desnivel+. Con la cabeza en su sitio y siendo coherente con mi rendimiento y lesiones habituales, me lancé al mini trail para correr tranquila, a mi ritmo y sin prisa. Sencillamente: quería disfrutar.

El día amanecía espectacular: DESPEJADO. Frío en las primeras horas de la mañana pero el pronóstico era de sol abrasador para inaugurar un mes de mayo que pinta bien en cuanto al tiempo se refiere.

community manager vigoSiguiendo el ritual, nos plantamos allí una hora antes del comienzo para la recogida de dorsales, café pre-carrera, chips colocados, dorsales en su sitio (maldito dorsal impar de nuevo…) y contemplamos la salida de los valientes del trail de 25 km. Estábamos contentos, animados y sabiendo que lo íbamos a disfrutar.

En la salida, cada uno a su ritmo, con sus tiempos y dosificándonos como podíamos, nos dimos cuenta en la primera cuesta de que los gemelos…iban a sufrir. No recuerdo cuantos kilómetros recorrimos en subida pero se me hicieron eternos. Además mi GPS decidió “morir” el día anterior y me cuesta correr en montaña sin saber la distancia que acumulan mis piernas. Lo cierto es que pensaba que me costaría más no saber por dónde iba ni cuanto quedaba pero disfruté mucho la carrera a pesar de que la subida hasta el punto más alto donde los gaiteros tocaban fue rompedora.

community manager galiciaLas vistas eran espectaculares, el calor se hizo palpable (creo que muchos ya hemos inaugurado temporada de moreno deportivo) pero las subidas eternas se mezclaban con bajadas técnicas unas y otras rectas en las que poder soltar las piernas y correr sin frenar. Poca representación de mujeres como de costumbre en estas carreras y nuestra compañera Marta haciendo podio por partida doble.

Únete al resto de la familia

Recibe las últimas novedades y contenido exclusivo.

(Nada de spam, prometido. Yo también lo odio)

Llegué a meta cansada pero feliz. Sufriendo pero con una sonrisa de oreja a oreja. Como siempre digo, cruzar la meta y encontrar a parte de tus compañeros de entrenamiento esperándote, quita todos, todos, todos los males.

¡Nos vemos en el próximo!

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Comment: